Julieta Gutiérrez, participante de los procesos de empoderamiento en la Seccional San Juan Eudes – Medellín hoy nos trae su historia de vida.

¡Acompáñanos a leer su testimonio de vida!

Soy Julieta Gutiérrez, migrante venezolana, profesional en educación con un técnico superior en recursos humanos. Desde siempre he sido una persona muy emprendedora, cuando era joven le ayudaba a mi madre con las labores de la casa, ella trabajaba realizando comida para eventos y desde allí me nace la idea de aprender a hacer las cosas de la mejor manera colocándole mucho amor. Me encanta ayudar a las demás personas brindándoles mi apoyo y un buen consejo en el momento que más lo requieran.
Llegué a Medellín, una ciudad de muchas oportunidades que me ha abierto las puertas para capacitarme, he conocido seres humanos excepcionales y esto ha sido la puerta para cumplir mi sueño de ser emprendedora.
Conocí la Fundación El Buen Pastor por medio de una conocida, quien me habló de todo el proceso que había realizado allí y me generó mucha curiosidad saber de qué se trataba, asistí a uno de los encuentros que se realizaban y quedé conectada, ya que evidencié que todo lo que allí se hablaba podría servir mucho para mi vida en general. Al principio me generó un poco de miedo abrirme con todas las demás mujeres porque pensaba que iba a ser rechazada o criticada, ya que debido a la violencia psicológica que sufría por parte de mis familiares crecí siendo una mujer insegura y con miedo a enfrentar las situaciones de la vida.
Poco a poco he ido avanzando en el proceso, inicie con la metodología Grupo de Apoyo de Mujeres – GAM y ahora me siento muy feliz de pertenecer a este grupo de mujeres en el que buscamos un mejor estilo y proyecto de vida.